Modernismo vs Generación del 98

Cartel de Alfons Mucha

Cartel modernista de Alfons Mucha

El Modernismo y la Generación del 98 son los dos modos en los que se concebía la literatura española entre finales del siglo XIX y principios del XX. No son necesariamente contradictorios (autores como Antonio Machado se aproximan a ambos movimientos en diferentes momentos de su trayectoria poética), pero el origen de ambos se encuentra en actitudes opuestas frente a la visión de una misma realidad, ante la que responden de un modo comprometido o a través de la evasión. Sin embargo, el objetivo común de todos ellos era romper con la estética del siglo anterior con una pretendida renovación lingüística.

 

El desastre, político, económico y militar, llamado “Desastre del 98”, creó un fuerte descontento en España y arraigó un gran sentimiento de pesimismo en el país. En 1898, España perdió sus últimas posesiones ultramarinas. La primera colonia perdida fue Cuba, en una guerra contra Estados Unidos, que tenía grandes intereses políticos y económicos en la isla. También se produjo la  insurrección de Filipinas, que junto a Puerto Rico, pasó a ser posesión norteamericana. La sociedad, sumida en una profunda crisis de valores, que se añadía a la del sistema político-económico de España, buscaba una renovación profunda del país, que abarcaba desde la reforma del esqueleto político de la Restauración a la revisión de la economía, la gestión pública o la cultura.

Los intelectuales del momento, que llevaban años protestando por la reforma educativa de la Restauración, apoyaban el impulso real del cambio. Este movimiento intelectual, llamado “Regeneracionismo”, no fue solamente puesto en práctica desde la política. Un grupo de escritores, pertenecientes a la llamada “Generación del 98”, se compromete con la causa, marcando estéticamente, junto al Modernismo, el primer tercio del siglo XX.

Modernismo.

Rubén Darío

Rubén Darío
Fuente: Wikipedia

El Modernismo surgió en Hispanoamérica, con notables influencias simbolistas y parnasianistas, y llegó a España de la mano de Rubén Darío y su obra Azul, publicada en 1888. Esta tendencia estética ofrecía una nueva sensibilidad ante el arte y ante la vida. El poeta modernista persigue la belleza del texto a través de un nuevo lenguaje, manifestado mediante símbolos, surgido de la introspección personal. Muchos poetas españoles se acercan en alguna de sus obras a la corriente modernista, como Juan Ramón Jiménez, Manuel Machado, Ramón del Valle-Inclán o  Antonio Machado. La actitud respecto a la realidad de los modernistas es, por tanto, de absoluta desconexión, ya que, según su dogma, la finalidad del arte es puramente estética.

Generación del 98.

Generación del 98

Sello conmemorativo de la Generación del 98.
Fuente: datuopinion.com

Los autores de la Generación del 98 escriben bajo el influjo del movimiento regeneracionista surgido tras la crisis de fin de siglo. Estos escritores, nacidos entre la década de los 40 y la década de los 60, han presenciado el fracaso de varias propuestas políticas tan contradictorias como la Revolución “La Gloriosa” o el intento de la Restauración monárquica. Por lo tanto, la principal preocupación de estos autores es la búsqueda de una propuesta intelectual que rescate a la España del momento, y, aunque la mayoría de ellos comparte una formación intelectual similar, el estilo con que abordan la decadencia española es absolutamente personal. Autores como Miguel de Unamuno, Pío Baroja o José Martínez Ruiz, “Azorín”, son algunas de las personalidades que conforman el grupo de intelectuales preocupados por una necesaria renovación de una España moribunda, estancada en el tiempo.

Deja un comentario